El Asco y sus Trastornos: Primera Parte

cara de asco trastorno obsesivo compulsivo

Aunque hace unas semanas empecé el blog con el libro de Tratamiento Psicológico del TOC se ha parado por mi camino otro libro, que ahora mismo veo más interesante, aunque esto no quita que finalice el primero a posteriori.

El libro en cuestión se llama: “El asco y sus trastornos” (Disgust and its disorders: Theory, Assement and Treatment Implications), los editores, B. Olatunji y D. McKay

Se trata de una publicación un tanto particular que precisamente me resulta de gran interés porque de alguna forma compagina un concepto bastante olvidado en la psicología, como es el Asco (y en gran medida el libro trata de explicar los porque de este olvido) y además lo asocia precisamente con ese Trastorno que tanto nos interesa, como es el Trastorno Obsesivo Compulsivo

Mi interés suma a esto, que yo personalmente, siempre he discurrido en la idea, que el asco tenía unas propiedades tan peculiares, que de alguna forma me han llevado a creer, que su asociación con el TOC tiene una gran significancia.


Introducción

Así como una breve introducción debo decir, que la peculiaridad del Asco como emoción, es que a diferencia de la Ansiedad derivada del Miedo (que es donde claramente se suele encasillar el TOC), posee una propiedad especial y mágica; que además podría provocar que aun desafiada y trabajada la ansiedad, el TOC permaneciera latente en aquellas personas llamadas “los recuperados del TOC”.

La mayoría sabrá que el asco se crea por dos motivos: Un motivo natural, posiblemente relacionado a algún instinto primario, o casi a nivel de impronta animal para la supervivencia, escrito desde el nacimiento de los seres vivos, incluidos los seres humanos. Y un motivo cultural, que si cabe, es muchísimo más potente y puede provocar serias desviaciones en la conducta.

El motivo natural no da problemas, de hecho en el fondo hace que las especies simplemente vivan de una manera relativamente aceptable: No comer alimentos en descomposición, tener precaución con las heces, etc… Pero el motivo cultural, es lo que precisamente diseña dos niveles superiores en cuanto a la emoción del Asco se refiere:

  1. La Ley del Contagio: que no está presente en los animales, ni en niños de edad inferior a los 5 años: El hecho de que un elemento “contaminado”, al tocar a otro elemento, el segundo queda contagiado; por ejemplo, si se nos cae la comida al suelo, al cogerla, no querer comerla por Asco derivado del “Contagio” de haber tocado la comida de un suelo, posiblemente contaminado. Los niños de edad inferior a 5 años, cogen la comida y se la comen sin reparo. Esto no se sabe de manera natural, nos lo han “impuesto” como una medida de precaución por ciertos “avances” que nos permiten estar algo más seguros ante la enfermedad pero que en todos los casos se acaba desvirtuando hasta niveles insospechables como veremos en los próximos capítulos, incluso en personas sin un trastorno reconocido.
  2. El Asco Moral: Esto evidentemente es aun menos latente en niños pequeños y completamente nulo en animales: Tiene que ver con un asco invisible, un asco diseñado a medida por nuestros pensamientos. El ejemplo más clásico es el rechazo que provoca a la mayoría de la gente, vestirse voluntariamente, una prenda de una persona odiada (por ejemplo, de Hitler). En cierto grado, es un nivel superior a la ley del contagio: Ya no solo es un problema de contagio por riesgo de contaminación de gérmenes, sino de contagio de “valores morales”.

Finalmente, en la introducción los autores destacan, que una de las cosas más interesantes es la confusión que existe entre muchas personas que sufren un trastorno, en la capacidad de diferenciar verdaderamente, si la emoción que sienten, es una ansiedad, un asco, o incluso una ansiedad provocada por un asco. Muchos a veces le llaman “miedo al miedo”, cuando en el fondo en situaciones muy particulares, estamos hablando simplemente de Asco. Y como acabamos de ver, el asco no es solo “el olor que nos disgusta”, o “la comida que sabe mal”. Hablamos de un Asco que transciende muy por encima de una simple reacción instintiva primaria.

De hecho los autores observan que el Asco, puede ser en muchos casos, el motor principal de muchos Trastornos de Ansiedad, Disfuncionalidades Sexuales, y como no, Trastornos Alimenticios.


Primer Capítulo: Primera parte

Voy a hacer un breve repaso de cada capítulo, destacando las cosas más importantes que he ido observando en su lectura, y haciendo una breve reseña siempre que sea posible, con su relación en lo relativo al Trastorno Obsesivo Compulsivo

¿Por qué se ha tardado tanto en poner la atención al Asco?

Es curioso, porque del analisis exhaustivo que hicieron los autores, no ha existido ningun artículo de referencia, hasta los años 90, hablando especificamente sobre el asco; mientras que otras variedades de emoción, como la ansiedad, la felicidad o la ira, se pueden contar a centenas

Ellos plantean 4 razones básicas:

  1. Porque nunca se le ha visto interés alguno y el tiempo se ha dedicado en otros temas más destacables y perturbadores (como el miedo)
  2. Porque se veía difícil de observar y estudiar en laboratorio
  3. Porque siempre ha solido estar asociado a unos comportamientos demasiado específicos (como el comer) y precisamente el tema de la comida ha estado muy apartado hasta hace relativamente poco tiempo
  4. Quizá la más intersante de todas las razones: Porque a los investigadores les da asco tratar sobre el asco. Una conducta evitativa a gran escala.

El primer libro tratando sobre el asco específicamente fue creado por William Ian Miller en 1997: Anatomía del Asco (es dificil de encontrar una versión en Español)

Anatomia del Asco Ian Miller
Anatomia del Asco

El asco además es un recordatorio constante de nuestra naturaleza humana, y el asco, al servicio del Deseo, es ni más ni menos, que el cocktail perfecto para desarrollar cualquier trastorno, ya sea psicopatológico, o simplemente, un problema que dificulte aún más nuestras vidas: Una barrera o un impedimento adicional, y literalmente gratuito: Es decir que lo sumamos a nuestra mochila de impedimentos, y no nos aporta ningún beneficio.

A esto se le suma, como comentábamos antes, el Asco Moral, que se deriva a su vez, en el Asco Interpersonal: El asco que nos tenemos unas personas a otras. De hecho estudios han estado planteando que ciertos trastornos como la Homofobia o la Xenotrobia, son derivados claros precisamente de este tipo de Asco. Y es curioso, porque en el área de la Psicología de la Moral, este tema del Asco nunca se ha trabajado con especial hincapié como han observado los autores.

¿Por qué tanto interés de pronto?

Para finalizar esta primera entrada, voy a tratar los temas que según los autores, han provocado que el Asco haya empezado a suscitar algo de interés entre varios investigadores

  1. Conveniencia: Precisamente una de las barreras que se ha conseguido romper, es poder rediseñar los laboratorios, para poder estudiar mejor las reacciones derivadas del Asco. Esta era como comentaba antes una de las barreras que existían antes para su tratamiento. Ahora se pueden usar cantidad de medios multimedia, como vídeos e imágenes, y disponer de elementos que permitan elicitar ese asco en las personas que se sometan a los experimentos; y además de una manera moralmente respetable
  2. Contaminación: El estudio de la ley del contagio mágica es un tema de gran interés porque es posible que sea una de las bases en las que se fundamentan ciertos Trastornos, como precisamente, el Trastorno Obsesivo Compulsivo de Contaminación, Superstición, incluso otras variantes, morales, como el de Homosexualidad.
  3. La Escala del Asco: En 1994, se diseñó un cuestionario para evaluar el nivel de Asco que sufren los pacientes. La verdad que me gustaría presentarlo a futuro, y ha venido siendo una pequeña puerta de entrada, para estandarizar de alguna forma, todos los estudios relativos a la relación como el asco. Es el YBOCS o el OCI que todos los investigadores del TOC utilizan para sus propuestas, pero aplicado al Asco específicamente.
  4. Neurociencias: Con el uso de los nuevos sistemas de análisis por imagen, ahora se puede observar algo muy interesante: Las partes del cerebro que se activan cuando se invoca el Asco. Lo más interesante si cabe, es que curiosamente son partes completamente diferentes al de otras emociones, como el miedo. Con lo cual la linea de investigación para separar la paja del trigo (la ansiedad, del asco), tiene un punto de cruce en este ámbito de la neurociencia para ser desarrollado (y entender cuando algunas reacciones son derivadas del asco, y cuando son derivadas del miedo)
  5. Trastornos de Ansiedad: Como venía indicando en los anteriores casos, precisamente esa relación que se ha observado entre el Asco en sus diversas formas, y los problemas derivados de los Trastornos de Ansiedad, han hecho replantearse a los investigadores, que quizá, los “Trastornos de ansiedad”, paradójicamente, no solo contengan una componente de Ansiedad para su existencia, sino un componente grande de Asco.

próximo día, comentaré cuales son las perspectivas de Futuro en cuanto al conocimiento asociado al Asco se refiere, según estos autores.

4 pensamientos en “El Asco y sus Trastornos: Primera Parte”

  1. cordial saludo mi nombre es carlos andres tengo 41 años desde el año 2008 me diagnosticaron el toc y bipolar mantengo unos pensamientos obsenos impuros hace 6 años cahi en el perverso y degradante vicio de la pornografia le tengo terror a envejecer a morir y a veces quiero morir a tener enfermedades maglimnas y otras enfermedades mas aque cambien a un sacerdote de 75 años de una parroquia que el dia que lo hagan yo me voy a enloquecer oh a matar tengo rumiaciones obsesivas de cosas buenas que me pasaron en el pasado pero que me hacen sufrir tambien del futuro que va hacer incierto y catastrofico aque el dia que se mueran mis padres oh allegados yo me voy a matar estoy desesperado por lo que me puedan ayudar muchas gracias

  2. Pingback: Inicio de una investigación sobre la terapia de exposición

  3. Pingback: Señales de seguridad: Causas y consecuencias - El Blog de ForoTOC

Deja un comentario